sábado. 15.06.2024

Un jordano que secuestró a un niño de ocho años, el 20 de mayo en el garaje de su padre en Sharjah y lo asesinó después de violarlo en la zona de Al Mamzar de Dubai será ejecutado.

El Tribunal de Primera Instancia de Dubai emitió este lunes una decisión unánime para que Abdullah Nidal Eisa, de 49 años sea ejecutado.  

Abdullah admitió en una primera declaración ante el tribunal que violó y asesinó al niño jordano, Obaida Sedqi, pero negó el secuestro de la víctima, ya que dijo que de buena gana se sentó con él en el coche.

El 8 de agosto, el acusado explicó al tribunal que tenía un historial de salud mental en el Hospital Rashid de Dubai. "Yo no era consciente y no recuerdo lo que pasó ese día. Juro por Dios que no me acuerdo de nada".

Ante una sala con aforo completo el juez, Urfan Omar manifestó este lunes que, "el tribunal ha acordado por unanimidad condenar al demandado Nidal Eisa Abdullah a muerte. El condenado también tendrá que pagar 21.000 dirhams en compensación temporal a los padres de la víctima como dinero de sangre".

Los padres y parientes de Obaida empezaron a cantar de alegría "Dios es grande ... Dios es grande". La madre lloraba mientras tanto el padre abrazaba a todos los que le rodeaban, según informa el diario Gulf News. 

De acuerdo con el fallo de este lunes, el preso será deportado después de su ejecución. La Ley de Procedimiento Penal de EAU indica que las penas de muerte son apeladas automáticamente.

El abogado de oficio de Abdullah, Omran Darwish, que defendió al acusado, explicó que, "éste es un crimen horrible, horrible y atroz y es inaceptable. Honestamente, el acusado admitió frente a mí que no tenía ninguna intención de cometer lo que ha sido acusado de hacer".

El abogado pidió al tribunal que modifique la acusación de asesinato intencional. "Abdullah no tenía intención de matar a Obaida. Admitió que ha estado sufriendo problemas mentales. Su miedo a ser avergonzado por lo que había sucedido lo empujó a hacer lo que hizo:estrangular a la víctima. 

También solicitó al tribunal que un comité de expertos en psicología examine la salud mental y estudie las capacidades mentales del acusado. 

El fiscal, Ali Al Hosani que representó al Ministerio Público ante el juez subrayó que, "a raíz de este horrendo crimen, nuestros hijos, los padres y todos los miembros de la sociedad están desolados con lo sucedido al ángel Obaida. El sospechoso es también padre... ¿dónde estaban sus sentimientos paternales cuando cometió un acto tan atroz? El sospechoso es un monstruo que no merece vivir entre nosotros ... que no merece vivir en esta sociedad. Merece ser condenado a muerte".

Los informes revelaron que el jordano Abdullah atrajo al niño a su coche, ofreciéndole una scooter y luego se dirigió a la zona de Al Mamzar en Dubai. Allí, trasladó al niño al asiento de atrás y lo violó. También agredió al niño antes de estrangularlo con un pañuelo cuando intentó defenderse.

Los fiscales acusaron al jordano de cinco delitos - asesinato premeditado, secuestro, violación de un menor de edad, beber y conducir un vehículo bajo la influencia del alcohol.

El abogado de la familia de la víctima, Obaid Al Mazmi ante el tribunal pidió la aplicación de la pena capital, la más severa contra el acusado.

El asesino del niño Obaida, condenado a muerte en Dubai