viernes 27/5/22

Una ballena se traga a un buzo y luego lo expulsa

“En aquel momento no había tiempo para el miedo, tenías que utilizar tu instinto”, declaró el especialista marino
En la captura de pantalla del vídeo se observan las piernas del buzo.
En la captura de pantalla del vídeo se observan las piernas del buzo.

Un buzo, llamado Rainer Schimpf, quedó atrapado en la boca de una ballena por unos segundos, antes de que lo expulsara, en las costas de Port Elizabeth, en Sudáfrica.

La ballena que estuvo a punto de comerse al buzo era un rorcual de Bryde, según publica el portal National Geografiphic.

Esto insólito suceso ocurrió cuando Rainer estaba con su equipo de buzos en un una expedición para documentar la migración de la sardina al sur de África. Además, es importante resaltar que en esta región no es común el avistamiento de ballenas.

El rorcual de Bryde es una especie de cetáceo misticeto de la familia Balaenopteridae.

“Había empezado a filmar delfines, tiburones, alcatraces , pingüinos y cormoranes que se alimentaban de sardinas cuando, llegando desde el fondo, un ballena rorcual de Bryde surge súbitamente”, contó a la agencia de noticias AFP Rainer Schimpf, que también es defensor del medio ambiente.

“Sentí presión alrededor de mi cintura, y supe inmediatamente lo que estaba pasando”, agregó. “Solo fueron unos segundos, hasta que el rorcual se dio cuenta de su error y abrió la boca para escupirme” declaró el buzo a Barcroft TV.

“En aquel momento no había tiempo para el miedo, tenías que utilizar tu instinto”, declaró.

En algunas de las imágenes se puede observar las piernas del buzo fuera de la boca de la enorme ballena. Al final, Rainer Schimpf pudo regresar sano y salvo a su embarcación.

Los rorcuales de Bryde surcan como torpedos las aguas del océano para alimentarse de muchos peces. Además, casi nunca se dejan ver, y mucho menos fotografiar. Se calcula que hay aproximadamente unos 90.000 rorcuales de Bryde en el mundo.

Esta ballena puede medir hasta 15 metros y pesar 20 toneladas. Por otro lado, sus presas son más grandes que las de otras especies de ballenas. Ya que, el maxilar superior está tapizado con cientos de placas de queratina, en las que las presas quedan atrapadas cuando el animal expulsa el agua por la boca.

En este vídeo Rainer Schimpf narra su experiencia:

Una ballena se traga a un buzo y luego lo expulsa
Comentarios