miércoles. 17.07.2024

Tres hermanas emiratíes que sufrieron heridas terribles cuando fueron apaleadas con un martillo mientras dormían en una habitación de hotel en Londres han perdido su recurso de indemnización. Fatima, Khulood y Ohoud Al Najjar, de Abu Dhabi, fueron atacados en el Hotel Cumberland, en Oxford Street, en abril de 2014 por Philip Spence, entonces de 33 años.

Spence fue condenado por tres cargos de intento de asesinato y encarcelado de por vida por el ataque.

Las emiratíes habían presentado originalmente una demanda por daños y perjuicios contra el hotel el año pasado, pero fue desestimada. Este viernes, los jueces del Tribunal Superior de Londres rechazaron su apelación contra ese fallo.

La familia había estado buscando una compensación por el ataque, que dejó a Ohoud con lesiones cerebrales que le cambiaron la vida, alegando que el hotel no cumplió con su deber de cuidado después de que Spence entró en el establecimiento. Durante el caso, se presentaron al tribunal pruebas de una serie de fallos en la protección de los huéspedes en los años anteriores al ataque.

En el fallo del año pasado, el juez dijo que si bien había sido "razonablemente previsible", la probabilidad de que ocurriera era "extremadamente baja" y, por lo tanto, el hotel no asumió ninguna responsabilidad. En octubre de 2020, el tribunal otorgó a la familia permiso para apelar contra la decisión, pero este viernes se desestimó su apelación.

La familia había citado originalmente 30 fallos en la seguridad en el hotel y había apelado por los motivos por los que el guardia de seguridad del vestíbulo Wasif Zafar no había interceptado a Spence.

El circuito cerrado de televisión había mostrado a Spence entrando en el hotel a la 1.13 horas, por donde pasó sin ser desafiado, en un punto a unos ocho metros del oficial del vestíbulo del hotel, antes de tomar el ascensor hasta el séptimo piso. Luego entró en la habitación de las emiratíes, que se había dejado deliberadamente abierta para permitir que otro miembro de la familia devolviera un secador de pelo, y robó miles de libras en joyas y dinero en efectivo. Cuando las hermanas se despertaron, las atacó a todas con un martillo.

"El ataque a Ohoud le causó un daño cerebral catastrófico, dejándola ahora incapaz de manejar sus propios asuntos", dijo el juez.

El equipo legal de la familia apeló alegando que el papel de Zafar era "recibir, saludar y sonreír a todas las personas que entran en el hotel", especialmente después de las 23.00 horas.

La madre de las hermanas, Kedhaya Al Mulla, le dijo al diario The National que la terrible experiencia ha sido una sentencia de muerte para la familia. Las jóvenes se han sometido a decenas de operaciones para reparar los daños en la cara y el cuerpo y pasaron diez meses en un hospital de Londres.

Las tres sufren epilepsia y estrés postraumático.

Hermanas emiratíes, atacadas con un martillo en un hotel de Londres pierden la apelación