martes. 16.04.2024

El Tribunal de Apelaciones de Dubai ha confirmado una orden judicial para que un banco reembolse a un cliente 4,5 millones de dirhams. La cantidad equivale al saldo, desviado de su cuenta.

En octubre del año pasado, el Tribunal de Comercio de Dubai determinó que el banco era responsable de las pérdidas sufridas por el demandante y le ordenó que depositara el saldo en su cuenta. También ordenó al banco pagar al demandante 100.000 dirhams en concepto de daños.

El caso se remonta a 2017 cuando la víctima, que una vez vivió y trabajó en Emiratos Árabes Unidos, no pudo retirar efectivo debido a insuficiencia fondos.

"Nuestro cliente había regresado a Emiratos Árabes Unidos para una visita en mayo de 2017 solo para descubrir que su cuenta estaba vacía", señaló su abogado.

"En el banco, el cliente se enteró de que su cuenta había sido cerrada y los empleados le aconsejaron que presentara un caso penal".

El equipo legal recomendó una demanda civil para que el cliente del banco recuperara su dinero.

La entidad financiera apeló el veredicto del tribunal después de que se le ordenara pagar al demandante 4.677.596 dirhams, que incluyen su dinero y una indemnización adicional de 100.000 dirhams con un interés del nueve por ciento a pagar a partir de la fecha de presentación del caso.

Los desfalcos se produjeron a través de un fraude de intercambio de tarjetas SIM. Los estafadores se hicieron pasar por el titular de la cuenta y solicitaron a un proveedor de servicios de telecomunicaciones una tarjeta SIM de reemplazo en su nombre.

Tras obtener ilegalmente la tarjeta SIM del número de móvil del denunciante vinculado a sus servicios bancarios, este se puso en contacto con el banco y consiguió un nuevo código PIN con el que realizaron de forma fraudulenta transacciones bancarias online y desviaron un total de 4,5 millones de dirhams de la cuenta del demandante.

Las discrepancias financieras se produjeron entre diciembre de 2017 y enero de 2018. 

Las transacciones fraudulentas fueron por banca en línea, retiros de efectivo y compras con tarjeta de crédito.

El tribunal de apelaciones nombró peritos bancarios y técnicos, quienes en sus informes responsabilizaron al banco por la pérdida por falta de protección técnica de sus datos confidenciales y la de procedimientos electrónicos seguros. 

El fallo arroja luz sobre la necesidad de aplicar medidas de seguridad más estrictas en los bancos y proveedores de servicios, llevando a cabo un monitoreo continuo de cuentas y transacciones.

Un tribunal de Dubai ordena al banco pagar a un cliente cuya cuenta fue pirateada
Comentarios