martes 17/5/22

¿Cómo puede mi empresa asegurar que un cliente paga?

La ralentización en el crecimiento de la economía se está traduciendo en una creciente falta de liquidez en algunas de las compañías

La economía de EAU espera un crecimiento más mesurado para el año 2016 como consecuencia de varios factores que afectan a los países del GCC, tales como la caída del precio del petróleo y del sector inmobiliario.

En nuestra experiencia diaria, observamos que esta ralentización en el crecimiento de la economía se está traduciendo en una creciente falta de liquidez en algunas de las compañías que operan en EAU, lo cual está produciendo retrasos en los pagos, llegando incluso al impago en el peor de los escenarios.

En este punto, es necesario poner de manifiesto que el retraso en el pago de las obligaciones crediticias faculta al acreedor a solicitar el pago de un interés. Este retraso que se conoce como mora, se regula en la Ley Federal No. 18 de 1993 (también conocido como la ley de transacciones comerciales, en su traducción más literal) y faculta al acreedor a solicitar una compensación de hasta un 12% anual sobre la cantidad adeuda; si bien, los tribunales de Dubai vienen aplicando sistemáticamente una compensación cercana al 9% anual.

A la falta de liquidez de algunas empresas, se debe sumar la falta de garantías internas de la propia empresa como consecuencia de la laxidad de la legislación emirati en estos términos. De este modo, y a diferencia de la legislación europea, la mayoría de las regulaciones de las Free Zones o bien no exigen el desembolso del capital o bien permiten su retirada una vez emitida la licencia. Esta falta de garantías también se observa en las LLC registrada en Dubai Development Economic Department, debido a que la UAE Commercial Transactions Law no exige la constitución de reservas legales, así como tampoco establece causas de disolución en relación con el monto del pasivo social.

Por estos motivos, se requiere prestar especial atención al modo de financiación que se concede a fin de minimizar los riesgos de impago a los que las empresas que operan en el país se exponen. Entre ellas, señalaríamos las siguientes:

  1. Medidas internas:

  1. Establecer un límite de crédito para cada cliente;

  2. Determinar el riesgo cualitativo que dicho crédito puede implicar en nuestro negocio;

  3. Crear un modelo de evaluación de riesgo de nuestra cartera que refleje los factores de riesgo.

  1. Medidas externas:

  1. En función del importe contractual, redactar un contrato regulando las obligaciones contractuales de cada parte puede evitar complejidades adicionales;

  2. Establecer en el contrato la condicionalidad en la adquisición del producto hasta el pago efectivo y total del precio;

  3. Asignar nuestros derechos crediticios a bienes concretos del deudor;

  4. Fijar el interés de demora en el contrato;

A las anteriores recomendaciones se debe sumar la de actuar con celeridad ante una situación de impago buscando asesoramiento legal en cómo proceder. Una respuesta rápida puede en muchos casos ser el factor determinante en la recuperación de la deuda.

---------------------------------------

**La presente opinión no constituye asesoramiento legal. Es una orientación de aplicación general. Para más información [email protected] o +971 50 35 14036.

 

¿Cómo puede mi empresa asegurar que un cliente paga?