miércoles. 12.06.2024

Arabia Saudita ha abierto solicitudes para un programa de residencia permanente diseñado para atraer inversión extranjera al Reino, que costará 800.000 riales saudíes (213.000 dólares). También hay una opción más barata, con una residencia renovable de un año que cuesta 100.000 riales.

Las llamadas residencias premium permitirán a los extranjeros comprar propiedades y hacer negocios sin un patrocinador saudí, cambiar de trabajo y salir del Reino fácilmente y patrocinar visas para miembros de la familia, según el sitio web para inscripciones.

Además de pagar la tarifa, los solicitantes deben tener al menos 21 años, demostrar solvencia financiera y tener un historial criminal limpio y un certificado de salud.

El programa aprobado en mayo es la última señal de cómo la búsqueda de ingresos no petroleros está impulsando a las naciones del Golfo a modificar el papel de los extranjeros en sus sociedades.

La iniciativa supone un movimiento histórico en una región donde muchos trabajadores extranjeros están sujetos a algunas de las reglas de residencia más restrictivas del mundo.

Por su parte, Emiratos Árabes Unidos aprobó un plan este año para permitir que los extranjeros adinerados soliciten una visa de residencia de diez años.

La idea de un programa de residencia saudí a largo plazo fue lanzada por primera vez en 2016 por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, como parte de su plan para reducir la dependencia de la economía del petróleo e impulsar la inversión extranjera directa. En ese momento, estimó que el programa generaría alrededor de 10.000 millones de dólares en ingresos anuales para 2020.

Mientras Arabia Saudita está tratando de alentar a los ricos a quedarse, las tarifas mensuales impuestas a los trabajadores extranjeros y sus familias, junto con el lento crecimiento económico, han provocado que cientos de miles de expatriados se vayan del país. El impuesto está diseñado para estimular a las empresas privadas a contratar a ciudadanos saudíes.

El nuevo sistema de residencia permanente podría resultar controvertido entre los saudíes en un momento en que el desempleo es del 12,5%, el nacionalismo está aumentando y la xenofobia no es infrecuente.

Lemas como "Arabia saudita es para los saudíes" son comunes en las redes sociales, y un artículo de opinión reciente en un periódico sostenía que el Reino podría deportar a todos sus residentes libaneses.

Arabia Saudita ofrece residencia permanente para expatriados por 213.000 dólares