martes 24/5/22

El consumo de alimentos de los países del Consejo del Golfo crece a ritmo moderado

Los cereales seguirán siendo el alimento básico de la región
Alimentos importados en un supermercado de Emiratos Árabes (EL CORREO).
Alimentos importados en un supermercado de Emiratos Árabes (EL CORREO).

Los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) mantendrán un consumo relativamente conservador, creciendo a un ritmo más lento en medio de preocupaciones económicas y geopolíticas de los últimos años. Si bien la demanda se ha visto respaldada por el crecimiento de la población y la evolución de las preferencias de los consumidores, la caída del ingreso per cápita desde la desaceleración de los precios del petróleo a mediados de 2014 ha llevado a que el crecimiento del consumo de alimentos se mantenga estable entre 2014 y 2019, según el último informe de Alpen Capital de la industria alimentaria del CCG.

La colaboración continua entre el sector público y privado y los esfuerzos de los gobiernos por aumentar la seguridad alimentaria han ayudado a las naciones del CCG a construir un ecosistema alimentario sólido, resistiendo la pandemia de Covid-19.

Se prevé que el consumo de alimentos crecerá un 2,3% hasta alcanzar los 52,4 millones de toneladas métricas en 2025, con un mayor énfasis en la producción nacional. En 2020, el CCG consumió 46,8 millones de toneladas métricas de alimentos, y Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos consumieron un 77,9% combinado de esa cifra debido a una mayor población. Fuera de las dos naciones más pobladas de la región, se pronostica que en Omán, Kuwait y Bahréin crecerán un 4,2% y un 4,1% con las tasas de crecimiento más altas en la región.

Los cereales seguirán siendo el alimento básico de la región, predijo el informe, aunque con un crecimiento mucho más lento, ya que la mayoría de las categorías de alimentos experimentarán un cambio mínimo en la proporción hasta 2025. Sin embargo, la categoría de alimentos 'otros' que comprende huevos, pescado, legumbres, aceites y grasas, patata y miel experimentarán la tasa de crecimiento más alta, del 3,7%, impulsada por los cambios en los hábitos alimenticios provocados por la pandemia.

El inicio de la pandemia Covid-19, junto con la alta incidencia de enfermedades relacionadas con el estilo de vida, está fomentando hábitos alimentarios saludables en la región del CCG, lo que ha llevado a un aumento de la demanda de alimentos orgánicos, con consumidores que buscan más platos caseros y basados ​​en vegetales y productos con alto valor nutricional. Las variantes empaquetadas listas para cocinar han ganado popularidad con la llegada de los minoristas de alimentos a la región. Con una población estimada en 66,5 millones de personas para 2025, los consumidores se han vuelto cada vez más sensibles a los precios, lo que ha llevado a los grandes minoristas a recurrir a marcas blancas para salvaguardar los ingresos.

La pandemia expuso la vulnerabilidad de la región a las interrupciones de la cadena de suministro mundial, lo que generó temores de escasez de alimentos. Los gobiernos del CCG tomaron medidas para mejorar la seguridad alimentaria mediante la diversificación de la cadena de suministro y están trabajando para aumentar la producción nacional con incentivos para la tecnología y la inversión en el sector. Los gobiernos buscarán asociaciones público-privadas en esta esfera, prestando especial atención a la implementación de las reformas necesarias.

El crecimiento general del sector será impulsado por la expansión de la población a medida que los gobiernos mejoren la infraestructura económica, junto con la tan anticipada reactivación del turismo. Los próximos megaeventos, como la Expo de Dubai y la Copa Mundial de la FIFA en Qatar, también contribuirán al crecimiento durante los próximos cinco años.

El consumo de alimentos de los países del Consejo del Golfo crece a ritmo moderado
Comentarios