martes 17/5/22

El Premio de Sostenibilidad Zayed ha dado alas a los sueños de seis proyectos inspiradores e innovadores, que asegurarán un futuro sostenible y un mundo mejor para todos.
En la categoría de escuelas secundarias globales del Premio, se eligieron ganadores de seis regiones del mundo: Instituto Iberia de República Dominicana (América), Liceo Europeo de España (Europa y Asia Central), Escuela Internacional del Mediterráneo Oriental de Israel ( Medio Oriente y África del Norte), la Escuela Secundaria Sayidina Abubakar de Uganda (África Subsahariana), la Escuela Hira de Maldivas (Asia del Sur) y UWC ISAK, Japón. Cada escuela ha conseguido hasta 100.000 dólares para iniciar o expandir aún más su proyecto.

Desde 2012, al otorgar proyectos innovadores de sostenibilidad desarrollados por estudiantes de secundaria de todo el mundo, el Premio ha empoderado a los alumnos para que alcancen su máximo potencial e inspirado a las próximas generaciones a ser ciudadanos responsables y sostenibles.

La escuela dominicana ubicada en Santiago ganó con su proyecto sobre generadores a biodiesel. Los estudiantes han propuesto un programa que convierte el aceite de cocina usado de la escuela en biodiesel para alimentar el generador del colegio, disminuyendo el impacto negativo del aceite usado en la salud de la comunidad, ya que actualmente se envía al vertedero en tanques metálicos lo que daña el medio ambiente.

Representantes del colegio dominicano.

En cinco años, el proyecto prevé impactar a 10.000 estudiantes en el área de Santiago.

Por su parte, los alumnos de la escuela madrileña lograron el Premio con su proyecto: 'LivingEnergy', que tiene como objetivo desarrollar una tecnología capaz de convertir residuos en electricidad utilizando microorganismos. Su solución produciría energía limpia de manera asequible y, al mismo tiempo, ayudaría a reducir los desechos en su comunidad local. Su enfoque se basa en una tecnología conocida como celdas de combustible microbianas.

“Podemos usar microorganismos para producir electricidad y podemos hacerlo a partir de desechos”, explicó un estudiante.

Los alumnos han desarrollado un nuevo plan para hacer que esta tecnología utilice máscaras faciales desechadas a partir de las cuales los microorganismos pueden degradar y producir electricidad. Esto se debe a que las mascarillas se están volviendo comunes en todo el mundo debido a la pandemia. Entonces, a los estudiantes se les ocurrió una idea de reducir los desechos y a la vez producir energía.

Colegios de República Dominicana y de España, entre los ganadores del premio Zayed de...
Comentarios