jueves. 25.07.2024

Uno de los principales expertos en apnea de Emiratos Árabes Unidos tuvo una experiencia cercana a la muerte en su reciente jornada de pesca submarina. Zarir Saifuddin casi se ahoga durante una inmersión extremadamente arriesgada, pero la oportuna intervención de un miembro de la realeza de Dubai ayudó a salvarle la vida.

La apnea es una técnica en la que los deportistas no utilizan equipo de buceo, sino que se sumergen en las profundidades del océano, conteniendo la respiración durante el mayor tiempo posible. Esta técnica se utilizaba en la antigua tradición emiratí de la pesca de perlas.

Según testigos presenciales, Zarir perdió el conocimiento y casi se ahoga mientras buceaba con sus amigos a varios kilómetros de la costa. Sus amigos, desesperados por ayuda, lo llevaron rápidamente al lugar de tierra más cercano, la Isla de la Luna, que se encuentra a 70 kilómetros de la costa de Dubai. Dijeron que ya se encontraba en un estado semiconsciente porque sus pulmones estaban llenos de agua.

Intervención real

Afortunadamente para Zarir, un miembro de la familia real de Dubai se encontraba cerca y envió a su equipo médico personal para ayudar en el rescate. El equipo de seguridad de la Isla de la Luna se puso en contacto con el miembro de la familia real, quien luego brindó ayuda de emergencia al buceador hasta que llegó el equipo médico de la Policía de Dubai en helicóptero.

Según quienes se encontraban en el lugar, fue la rápida llegada del equipo médico real lo que mantuvo con vida al apneísta.

El diario Khaleej Times se puso en contacto con Zarir y confirmó el incidente. Sin embargo, no quiso hacer más comentarios, salvo agradecer a la familia real, a la Policía de Dubai, al personal de seguridad de la Isla de la Luna, a sus amigos y al personal del Hospital Rashid por su atención y su increíble rapidez.

“El tiempo de respuesta de la Policía de Dubai fue increíble. No pensé que fuera posible llegar a alguien que se encontraba tan lejos de la costa en apenas unos minutos”, afirmó.

Afortunado de estar vivo

Un miembro del equipo que ayudó a Zarir a recuperarse dijo que tuvo suerte de estar vivo. “Tenía mucha agua en los pulmones y eso afectaba a su capacidad para respirar”, dijo el especialista en cuidados respiratorios del Hospital Rashid, Almir Smajlovic. “Recibió atención médica y durmió durante más de 48 horas. Teniendo en cuenta la profundidad a la que se sumergió, tiene mucha suerte de estar vivo. Fue una inmersión muy, muy arriesgada”.

Almir, que es también apneísta, confirmó que Zarir era un experto y que le había entrenado. “En la pesca submarina, bucear hasta 20 metros de profundidad se considera una actividad recreativa y relativamente segura. Cualquiera puede hacerlo”, afirmó. “Pero a profundidades cercanas o superiores a los 40 metros, hay muy pocas personas en el mundo que puedan pescar a esa profundidad en una sola respiración. En Dubai, Zarir es una de ellas”.

Almir, que ha visto un vídeo del incidente, explicó cómo ocurrió. “Realizó una apnea de tres minutos a 32 metros de profundidad después de haber matado a dos peces de un solo disparo. Al mismo tiempo, trataba de recuperarlos del interior de una cueva submarina”.

Aunque Zarir recibió el alta hospitalaria, siguió con fuertes dolores en el pecho durante varias semanas después del incidente. Almir explicó que "los líquidos no se drenan así como así", dijo. "Pasarán muchos días hasta que salgan totalmente de sus pulmones. Además, en su cuerpo muchos sacos aéreos resultaron dañados, por lo que le llevará un tiempo poder respirar sin dolor".

Buceador en Dubai agradece a la familia real por salvarle la vida