sábado 28/5/22

La distribución de agua sagrada en La Meca, en manos de robots

Arabia incorpora la alta tecnología para ofrecer a los peregrinos en óptimas condiciones en botellas procedentes del pozo de Zamzam
Robots distribuyen entre los peregrinos botellas con agua sagrada del pozo de Zamzam. (Twitter)
Robots distribuyen entre los peregrinos botellas con agua sagrada del pozo de Zamzam. (Twitter)

Las autoridades saudíes anunciaron este miércoles que usarán robots móviles para distribuir el agua sagrada del pozo de Zamzam entre los visitantes de La Meca en lo que describieron como "un cambio cualitativo en la historia del agua de Zamzam" provocado por las medidas adoptadas para prevenir el contagio del coronavirus.

La Presidencia General de la Gran Mezquita y de la Mezquita del Profeta ha utilizado las última tendencias para distribuir botellas de Zamzam entre los peregrinos a través de robots inteligentes y vehículos de alta tecnología para proporcionar de forma segura agua potable y refrigerada de acuerdo con los controles y procedimientos de precaución, según informó la Agencia Oficial de Prensa Saudí (SPA).

Badr al-Luqmani, subsecretario del Departamento de Las Dos Mezquitas Sagradas, explicó que el robot distribuye 30 paquetes por ronda y puede trabajar durante ocho horas seguidas sin intervención humana gracias a una batería recargable.

El pozo de Zamzam es considerado sagrado en el Islam. Ubicado en la Mezquita de Másyid al-Haram en La Meca, a unos 20 metros al oriente de la Kaaba,​ el lugar más sagrado del Islam. Tiene 35 metros de profundidad y está cubierto por una cúpula. 

En el Islam se cree que es una fuente de agua generada milagrosamente por Dios, que surgió espontáneamente hace miles de años cuando el hijo de Ibrahím (Abraham), Ismail (Ismael) fue abandonado junto con su madre Hayar (Agar) en el desierto, sediento y llorando. 

Por tal razón se le conoce también con el nombre de pozo de Ismael. Todos los musulmanes que realizan la Gran Peregrinación o hach (así como las peregrinaciones menores, umrah) beben de sus aguas, consideradas medicinales, la recogen en algún recipiente para llevarla a sus lugares de origen, y procuran sumergir en sus aguas el sudario con el que serán amortajados cuando mueran.

La distribución de agua sagrada en La Meca, en manos de robots
Comentarios