miércoles. 22.05.2024

El Tribunal de Apelación de Dubai confirmó una sentencia dictada por el Tribunal Penal que condenó a dos asiáticos, incluido uno que aún se encuentra en libertad, a tres años de cárcel seguidos de la deportación, les impuso una multa de 100.000 dirhams a cada uno y ordenó la confiscación de 891.000 dirhams, saldo disponible en la cuenta bancaria de uno de ellos.

Los condenados fueron declarados culpables de tráfico de estupefacientes en el país a través de WhatsApp. Tenían cuentas bancarias en diferentes entidades para recibir pagos por narcóticos. El caso se remonta a febrero del año pasado, cuando la Dirección Antinarcóticos recibió información de primera mano de que el imputado era miembro de una banda dedicada al contrabando y comercio de estupefacientes y a su venta a través de WhatsApp.

En el interrogatorio, un policía afirmó haber recibido un mensaje vía Whatsapp de un número de teléfono de un país asiático que le ofrecía estupefacientes. El remitente le pidió que depositara el dinero en un número de cuenta local.

En consecuencia, se identificó al dueño del número de cuenta y se detuvo. Investigaciones y registros posteriores mostraron que el acusado recibió más de 800 transferencias entre enero y febrero del año pasado, y que el saldo disponible en esa cuenta era de 891.000 dirhams, la mayor parte a través de depósitos en efectivo en cajero automático, declaró el policía.

Durante el interrogatorio, el titular de la cuenta admitió que tenía varias en diferentes bancos y que el dinero pertenecía a otra persona, propietaria de la tarjeta de cajero automático de esas cuentas. Sin embargo, negó tener alguna conexión con la banda de narcotraficantes y alegó que su socio, que todavía está prófugo, le pagó 8.000 dírhams por ayudarle a abrir la cuenta y recibía 1.000 dírhams al mes a cambio de su colaboración. 

Encarcelado en Dubai por venta de drogas a través de Whatsapp