sábado. 24.09.2022

Wilmer Monje, un colombiano en el Palacio de Emiratos

El admirado edificio, símbolo del lujo árabe y propiedad de la familia real de Abu Dhabi, es el hotel más caro jamás construido
El colombiano Wilmer Monje, con el skyline de la Corniche de Abu Dhabi de fondo. (Cedida)
El colombiano Wilmer Monje, con el skyline de la Corniche de Abu Dhabi de fondo. (Cedida)

Hay lugares que transportan al visitante a un sitio mágico y el hotel Emirates Palace, situado en la Corniche de Abu Dhabi, es uno de ellos. Según The New York Times, este es el hotel más caro jamás construido. Y aquí, entre mármoles italianos, gruesas alfombras y lámparas de cristal, es donde trabaja el colombiano Wilmer Monje. 

Todos los días, Wilmer acude al Emirates Palace con elegante traje de chaqueta negro a sintonía con el lugar y, en su misión de integrante del departamente de Seguridad, recibe a los cientos de turistas que se pasean y admiran la planta baja del hotel.

"El trabajo en el Palacio me gusta porque se interactúa con personas de muchas partes del mundo", ha manifestado Monje a EL CORREO DEL GOLFO.

Este monumento, símbolo del lujo árabe y propiedad de la familia real del emirato, se hizo mundialmente conocido por ser el escenario de una de las películas de 'Sexo en Nueva York'

En ese filme, una de las escenas más emotivas es cuando un empleado asiático del hotel le comenta a la protagonista "llevo dos años sin ver a la familia". Y, como muchos otros en este país, Wilmer tiene a sus seres queridos a miles de kilómetros.

"Acá no tengo a nadie cercano, es muy difícil estar tan lejos y sin los que te quieren, pero en ocasiones debes dejar la zona de confort para poder salir adelante, por eso mi tiempo en este país no será mucho", ha asegurado.

El colombiano ha subrayado que "la situación es difícil" y que aunque "se está rodeado de mucha gente, a la vez se vive en la soledad".

Wilmer Monje, de 35 años, es natural del departamento de Meta y vive en la capital de Emiratos Árabes desde febrero de 2016. Después de más de diez años trabajando en su país le surgió la oportunidad de convertirse en un expatriado en el Golfo Arábigo.

"A pesar de todo, es una buena experiencia; haber venido a Abu Dhabi me ha permito conocer su cultura, su gente, las costumbres y será bueno lo que uno se lleve cuando toque marcharse", ha señalado.

Como conclusión extrae que "los expatriados en Emiratos Árabes saben que su paso por este país es efímero, todos somos conscientes de ello".

"Siempre comento a quien me pregunta que, en un lugar tan exótico, uno empieza a vivir cuando comienza a conocer".

Wilmer Monje, un colombiano en el Palacio de Emiratos
Comentarios