viernes 21/1/22

La editorial Lonely Planet acaba de publicar la segunda edición de 'Ultimate Travel List' que es una clasificación de las quinientas mejores experiencias de viaje del mundo, aquellas que hay que hacer al menos una vez la vida. Y entre los diez primeros lugares a visitar se encuentran tres destinos latinoamericanos: Islas Galápagos en Ecuador que ostenta el segundo puesto, las cataratas de Iguazú en el séptimo y el Salar de Uyuni en Bolivia en noveno lugar.

Todas las selecciones de viaje son opinables, pero los expertos de Lonely Planet destacan el compromiso de cada destino con la sostenibilidad.

"Las opciones para salir están claramente limitadas en este momento, pero la lista apunta a inspirar el 2021 y más adelante, cuando los viajes comiencen a recuperarse", dijo Tom Hall, vicepresidente de experiencia de Lonely Planet.

En el primer lugar de la clasificación se ubica la antigua Petra en el valle de la Aravá en Jordania, una ciudad excavada y esculpida en la piedra. Los constructores fueron los nabateos, una tribu árabe que se estableció en la zona sobre el VI a. C.

Las islas Galápagos de Ecuador figuran en segundo puesto. A casi mil kilómetros de Guayaquil, las Galápagos es un archipiélago volcánico aún en formación. Descubiertas por casualidad en 1.535 en un viaje al Perú de Fray Tomás de Berlanga, obispo de Panamá, son uno de los pocos paraísos casi vírgenes que quedan en la tierra, con unos paisajes primigenios por los que parece no haber pasado el tiempo.

En séptima posición aparacen las Cataratas de Iguazú. El Parque Nacional Iguazú se halla muy cerca de Puerto Iguazú, Provincia de Misiones, al norte de Argentina, limitando con Brasil y Paraguay. Posee una superficie de 67.720 hectáreas que conforman parte de la Selva Paranaense. El gran protagonista del parque es el Río Iguazú, "agua grande" en guaraní, que desemboca en el Paraná y corre con una anchura de 2.700 metros, salpicando islas e islotes para desembocar en este barranco de lava formado hace 120 millones de años. 

La zona del Salar de Uyuni, en Bolivia ocupa el noveno lugar de la lista. Es el mayor desierto de sal continuo y alto del mundo, con una superficie de 10.582 kilómetros. El destino tiene más de 60.000 visitantes anuales y hace 40.000 años el desierto lo recorría el lago Minchinnota y posteriormente, hace 11.000 años, por el lago Tauca o Tauka. Con la evaporación del agua solo quedó la sal que se aprecia hoy en día.

Tres destinos latinoamericanos entre los diez a los que hay que ir alguna vez
Comentarios