sábado. 02.07.2022

Rigoberta Menchú y otros Premios Nobel discuten en Arabia los apremiantes problemas del mundo

"Las mujeres hemos dado un salto muy grande en el liderazgo local", dijo la activista guatemalteca
Hegra Conference
Participantes en la Conferencia Hegra en AlUla. (Cedida)

Dentro del marco de la Conferencia Hegra de Laureados Nobel y Amigos 2022 celebrada recientemente en AlUla Arabia Saudita, EL CORREO DEL GOLFO tuvo la oportunidad de dialogar con Rigoberta Menchú Premio Nobel de la Paz 1992 y desvelar los desafíos clave a los que se enfrenta la humanidad.

Bajo el emblema de 'Nuevos inicios: Momentos decisivos para una década', este encuentro de tres días tuvo lugar en la región histórica de la Civilización Nabatea en AlUla de Arabia Saudita con la participación de 35 premios nobel de diferentes campos como economía, literatura, física, fisiología, química, medicina y de la paz, actores de cambio social, líderes políticos y ministros sauditas liderados por el príncipe Turki bin Faisal ex director general de la Agencia de inteligencia de Arabia Saudita.

En su intervención, Rigoberta Menchú, líder indígena y activista guatemalteca, se refirió a la solidaridad, las alianzas, a prestar mayor atención a nuestra humanidad.

P.-¿Cuál es la motivación para poner estos puntos sobre el tapete?

R.- En muchas cumbres se han dado tratados, convenios, resultados fabulosos, pero no se cumplieron. ¿Por qué? ¿Quién fracasó? Fracasaron los pueblos o fracasaron las instancias tanto gubernamentales como internacionales. Para mi lo más importante es decir que si la ONU quiere ser un rector de garante del futuro del planeta tiene que modificar el sistema de consumo, el sistema económico del mismo.

P.- A través de los años Manchú ha reivindicado la urgencia de salvaguardar la madre tierra y su inherencia para el bienestar de la humanidad.

R.- La extracción minera ha hecho mucho daño a la madre tierra donde quiera que vayamos. El impacto de los conflictos armados, que definitivamente no han terminado ni van a acabar. Puede haber muchas más crisis en el futuro si la política de supervivencia de la humanidad se basa primero en las élites, segundo en las políticas materialistas que ya no consideran la participación social sino tenemos un enfoque social.

P.- Uno de los temas del encuentro de AlUla estuvo dedicado a la salvaguarda de nuestra civilización y sobre cómo prevenir la erosión de nuestro patrimonio común. Se conversó sobre el turismo como una actividad con el potencial de fomentar el intercambio cultural, el entendimiento entre los pueblos, la paz y la expansión de los horizontes de la humanidad.

R.- El turismo tiene que tener un enfoque social, tiene que incluir a las comunidades. Mejor si se hace consultas. Aunque muchas veces las consultas se han estigmatizado, yo siento que tenemos la posibilidad de hacer alianzas, la posibilidad de identificar cuáles son los programas autogestionarios de las comunidades que son exitosos. Lo más importante es que la política de estado incluya el reconocimiento de la diversidad local porque entonces el turismo va y se da cuenta de que en ese país donde está llegando no hay racismo, no hay discriminación, no hay exclusiones, no hay ofensas y una verdadera explicación de los hechos tal como es el sentimiento de la gente. No estoy de acuerdo de que sea solo leyes, porque las leyes son muertas. pero sí política pública y, lo más importante, la educación, como señaló la profesora Nagwa A. Meguid, Premio UNESCO a las Mujeres. Las mujeres hemos dado un salto muy grande en el liderazgo local, pues sí, y también en el liderazgo mundial. Pero más que liderazgo mundial veo que hay mucha participación local.

P.- ¿Y la juventud?

R.- ¿Por qué la juventud está buscando nuevos horizontes? Porque las generaciones anteriores no los comprenden o simplemente no sociabilizan sus éxitos. Tiene que haber más interacción intergeneracional, interétnica, multiétnica, reconocimiento de las diversidades. No solo es la diversidad de género. Y yo como buen maya siempre hablo de la coexistencia. Si nosotros no tenemos una visión de coexistencia con la madre Tierra, siempre vamos a entender la Tierra como una cosa, como algo ajeno, como un producto.

La segunda edición de la Conferencia Hegra de Laureados Nobel y Amigos contó con la participación de destacadas personalidades internacionales como Kailash Saytyarthi, Premio Nobel de la Paz 2014: el doctor Kurt Wüthrich, Premio Nobel de Química 2014: Felipe Calderón, ex presidente de México; Kjell Magne Bondevik, ex primer ministro de Noruega: Ángela Ñieto, Premio UNESCO - LÓréal a las mujeres en la ciencia 2021; Maurice Possley, Premio Pulitzer 2007; profesora Karen Hallberg, Premio UNESCO - LÓréal a las mujeres en la ciencia; doctor Fowzan S. Alkuraya, Premio Rey Salman a la investigación sobre discapacidad; y Lech Walessa, ex presidente de Polonia y Premio Nobel de la Paz 1983, entre otros.

Rigoberta Menchú y otros Premios Nobel discuten en Arabia los apremiantes problemas del...
Comentarios